miércoles, 19 de julio de 2017

El 18 de julio de 1936, ¿una rebelión justificada?

Sí, a causa de la deriva golpista y dictatorial de la II República en manos del Frente Popular.

¿Se podía haber evitado?

Sí, si la izquierda y la derecha hubieran estado dirigidas por personas moderadas y no se hubieran radicalizado (ido a los extremos) debido a las circunstancias, quedando aislados los dirigentes políticos que podían haber evitado la guerra fratricida.

¿El golpe de los militares contra la II República fue faccioso?

En la medida en que era una sublevación contra la legalidad vigente, lo era. En la medida en que recibió el apoyo de sectores políticos radicalizados de derechas o de extrema derecha, era un golpe de Estado ilegítimo (impopular) además de ilegal (anti-constitucional). Pero su popularidad (legitimidad) la fue ganando con el curso de la guerra, con el combate al radicalismo de izquierda (en su deriva revolucionaria y totalitaria en el bando republicano), con la recuperación de la legalidad y el orden en la zona sublevada contra la II República, y con la instauración en dicha zona de la justicia así como con la persecución y reparación de los crímenes cometidos por el Frente Popular antes incluso del propio levantamiento cívico-militar.

¿Era un régimen democrático el que surgió del 18 de julio de 1936?

No lo era, como tampoco era un régimen democrático de garantías legales el que quería instaurar el Frente Popular durante la II República. Lo que surgió del golpe del 18 de julio de 1936 fue una dictadura fascista, que fue ganando en implantación política y aceptación social en la medida en que el país superaba la post-guerra y se incorporaba a la comunidad internacional. Esa dictadura fue perdiendo el carácter fascista o totalitario según maduraba como régimen y lo hacía con ella el conjunto de la sociedad, hasta sentar las bases sociales y políticas para la transición a una democracia moderna a finales de la década de 1970.

¿Pueden perseguirse los crímenes cometidos durante la guerra civil y la dictadura subsiguiente?

Pueden perseguirse y enjuiciarse de acuerdo con la legalidad internacional y, especialmente, de acuerdo con la jurisprudencia internacional existente sobre derechos humanos, atendiendo a la reparación de las víctimas, la rehabilitación de su dignidad y memoria, el derecho al perdón, al duelo o luto por su pérdida y el olvido de los victimarios (culpables de los crímenes) que ya no pueden ser enjuiciados, atendiendo cumplidamente al reconocimiento de su calidad de víctimas tanto a las personas objeto del crímen en primera persona como a sus familiares más cercanos, y empleando la justicia en materia de derechos humanos como una herramienta para la construcción de sociedades democráticas más fuertes y cohesionadas, donde no puede existir la percepción de que hay victimarios sin castigo ni víctimas sin el reconocimiento expreso de su condición, ni vencedores o vencidos, ni derechos abusivos, ni privilegios injustificados, ni discriminaciones comparativas, reconociéndose la igualdad ante la ley, la capacidad y el mérito a todos los ciudadanos, de acuerdo con los principio de reconciliación nacional y de una soberanía política compartida que entraña derechos y deberes individuales.