miércoles, 15 de febrero de 2017

Por qué soy social(demócrata)liberal

Recuerdo una entrevista a Luis Garicano en EsRadio, creo que fue con motivo de la última campaña para las Elecciones Generales (junio de 2016); y estaba con los periodistas Jiménez Losantos y Manuel Llamas. Llamas, que va de ultra-liberal o liberal-libertario (minarquista, etc.) le lanzaba como quien no quería la cosa que Ciudadanos era socialdemócrata y Garicano se molestaba un poco y respondía "No, no, somos liberales..." Haber. Entonces se me ocurrió (una ocurrencia), ¿y si C's pudiera relacionar/articular coherentemente lo social, lo democrático y lo liberal? Es decir, para mí la definición más correcta de C's era social-demócrata-liberal.

Claro, una socialdemocracía de derechas (en España, Felipe González, Carlos Solchaga, Pedro Solbes, y muchos más), inspirado en el fabismo (inglés) y lo que también se conoce como revisionismo marxista (Bernstein, etc., que en España tiene insignes continuadores en Indalecio Prieto, Fernando de los Ríos, etc.); y un liberalismo social, de izquierdas, que tiene su figura más destacada en John Stuart Mill, pero que no sólo se circunscribe a Mill, que viene a ser la evolución lógica del liberalismo cuando asume los derechos sociales como derechos válidos e intrínsecos a la ciudadanía.

Bien, pues de alguna forma creía que este era el reto pedagógico, educativo para la ciudadanía de C's. Yo he vivido, y creo que no soy el único, como se "demonizaba" a esa socialdemocracia de derechas cuando introducía las formas de contratación temporal en España, las ETTs, el debate sobre el futuro de las pensiones, y muchas más cosas (la OTAN, etc.). Yo he vivido, como muchos más, la "satanización" de la socialdemocracia en general, para luego acabar dándome cuenta que todo aquel partido que quería alcanzar legitimidad social y política en el sistema tenía que intentar pasar por socialdemócrata (y cuando digo todos, digo todos o casi todos, excepto la CNT, todos). Entonces, aquí estábamos ante una incongruencia, una impostura, una hipocresía. Claro, los grupos de izquierdas que trataban de ponerse la etiqueta de "socialdemocracia" pretendían que ellos eran la socialdemocracia "buena" frente al PSOE de Felipe Gónzalez...

Por lo tanto, los intentos por deslegitimar, estigmatizar, a la socialdemocracia, al final, nunca han funcionado. De manera que cuando algunos dirigentes de C's vacilaban cuando les adjudicaban la etiqueta de "socialdemócrata" yo me pasmaba un poco... ¿No hubiera sido un buen momento para sacar pecho y decir "Sí, lo somos, qué pasa"?

Como digo, yo viví con sufrimiento esas contradicciones en la izquierda por asumir el concepto de socialdemócratas; y en gran medida motivaron que una parte de esa izquierda no pudiera evolucionar social y políticamente, y quedara estancada persiguiéndose el rabo (como se puede apreciar ahora en Podemos). Evolucionar políticamente en la socialdemocracia, era evolucionar a la connivencia/colaboración, entre liberalismo y socialismo, ni más ni menos.

Por esa razón, creo que yo y otros muchos cuando accedimos a participar/afiliarnos a C's accedimos semi-conscientemente a participar de esa ideología social-liberal o, para ser más exactos, social-demócrata-liberal. Por fin ganaba carta de naturaleza políticamente en España esa particular concepción de la socialdemocracia y el liberalismo.

Dicho lo cual, cuando me afilié a C's tampoco tenía muy clara cual era exactamente su ideología (de ahí, posiblemente, el temblor de piernas que le entraba a sus dirigentes cuando les etiquetaban de "socialdemócratas"). Sabía que en sus orígenes se había considerado a sí misma de centro-izquierda. Fui a sus Estatutos (donde suele aparecer la definición ideológica en los partidos políticos) y allí no aparecía ninguna referencia a su ideología. Supuse que en sus últimas actualizaciones la habrían quitado para parecer más integradores. Al respecto no busqué más. Investigué su último programa electoral (entonces era de 2015), me lo leí todo lo bien que pude (en aquello que consideraba más interesante) y encontré que era congruente con sus Estatutos. No busqué más. C's navegaba en cierta indefinición ideológica, pero esa indefinición ideológica era oportuna para atraer votantes/afiliados de uno u otro sitio. Para mí, estaba claro que C's se situaba entre la derecha del PSOE y la izquierda del PP, ocupando un espacio de centro que había "asaltado" con relativo éxito a partir del Movimiento Ciudadano. Un espacio que, por definición, era donde se ubicaba el poder (político) y, por tanto, el necesario consenso entre las fuerzas políticas para administrar los asuntos públicos y sacar adelante políticas de Estado. ¿No es poco, no? Un centro reformista, como lo llamó el PP de Aznar, o un centro moderado, un centro político, un centro que pudiera abarcar tanto el centro-derecha como el centro-izquierda. Y creo que mucha gente que se ha acercado a C's ha pensado lo mismo que yo y lo sigue pensando (la virtualidad y acierto de C's, precisamente a partir del Movimiento Ciudadano, es ese, que puede abarcar desde el centro-izquierda hasta el centro-derecho, esa es una de sus fortalezas, y no debería de perderla en el futuro). 

El debate ideológico que se produjo en C's con motivo de su IV Asamblea General no me cabe duda de que fue traumático, tanto en su desarrollo como en sus conclusiones, porque muchos afiliados de C's creyeron, creímos, que C's se distanciaba de ese centro abarcador desde el centro-derecha hasta el centro-izquierda (y a la inversa). Porque el debate se resolvió igual que se han resuelto los programas de C's, de arriba a abajo. Y eso, el debate "democrático" en el conjunto del partido creo, como creen otros compañeros, que no lo deja en muy buen lugar.

"Advenido" el liberal-progresismo como única seña de identidad de C's, puede ser muy interesante a desarrollar, puede ser muy interesante como fórmula sintética del social-democrático-liberalismo, pero en el proceso se ha resentido la democracia en C's, y eso no es bueno. La etiqueta de liberal-progresismo puede ser muy interesante como definición sintética de lo que en C's es y se entiende por liberalismo, para separarse del conservadurismo liberal y de un socialismo no-marxista; pero aún así el debate interno se ha resentido y eso no es bueno.

En la práctica, el debate ideológico no es tan importante como el debate de propuestas, y la velocidad se demuestra andando; pero seguramente le queda por delante a C's definir y perfilar mejor qué es lo que entiende por "liberalismo progresista" para diferenciar mejor su "oferta política" al conjunto de la ciudadano y para que esa oferta ideológica contribuya a clarificar mejor los debates del conjunto de la ciudadanía y hacer progresar más y mejor a la sociedad en su conjunto, que es a lo que en definitiva todos aspiramos.

En todo caso, un eventual posicionamiento en el centro-centro de C's no va a neutralizar a su izquierda y a su derecha. C's debería seguir planteándose como un espacio de convergencia y no de anulación de los extremos, que ya se anulan ellos sólos. En ese camino, ricos y pobres, cultos y menos cultos, profesionales y técnicos, etc... (polos opuestos, en definitiva) podemos encontrarnos y trabajar de una forma más mancomunada, viendo lo que nos une y hace imprescindible nuestra colaboración, y no lo que nos diferencia.

En fin, buenos propósitos para el final de un articulito en el que vengo a decir que C's reivindicó una apuesta ideológica y programática políticamente en España, que faltaba por apadrinar y representar. Y no es que no se hubieran producido intentos en el pasado, estaba el Centro-Democrático-y-Social de Suárez (¿el centro socialdemócrata?), luego estaba el Partido Social-Demócrata (fundado por centristas de la primera hora de nuestra democracia, vinculados a UCD, como primera "marca" política del centrismo post-franquista), y por último estuvo el Centro Democrático Liberal (en el que se integró el PDS). Suárez, sin ir más lejos, cuando integró a su partido en la Internacional Liberal, hizo que cambiara el nombre por Internacional Liberal y Progresista. De manera que, creo, C's va por el buen camino, el camino del centrismo español, no. Una cosa más, el Partido Social-Demócrata español participó con C's en la coalición europea Libertas de 2009, de manera que no sería una coalición tan ultramontana como dicen. Ha sido un largo camino de C's para apadrinar el centrismo español y, ciertamente, al fin lo ha conseguido. Esperemos, esperemos de verdad, que sea para bien.

Continuará...